Carrera soñada


Un día soy joven, me acuesto a dormir lleno de ambiciones y proyectos. Voy a la universidad, paso horas y horas sentado, descifrando un mundo desconocido. Me recibo con honores. Monto un pequeño estudio en una oficina lejana, inaccesible. Llegan los primeros clientes, tengo muchísimo tiempo para dedicarles, me recomiendan a sus vecinos. Mudo la oficina al centro de la ciudad, contrato empleados. Tengo un profesional recién recibido que me prepara el café, tengo otro que hace mandados. El estudio se mueve con la precisión de un reloj, me sobra tiempo como para ampliar mis horizontes y hacer negocios. Me enriquezco. La gente se amontona para sacarle fotos a mi auto nuevo. Soy un profesional respetado, un empresario exitoso, un marido ejemplar, un padre de familia. Me tientan con la política, rechazo todo tipo de cargos y candidaturas. La gente me admira. Mis nietos quieren venir a casa después del colegio. Despierto. Mi deslumbrante carrera no había sido más que un sueño. Respiro aliviado: soy joven otra vez.  




Publicado por Tercer Cajón - Franco Puricelli

Versos, historias y reflexiones. Te invito a visitar mi blog "Tercer Cajón".

2 comentarios sobre “Carrera soñada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: