Envoltorio


Si no fuera por las ganas de mear, hay días en que no me levantaría de la cama. Las ganas de mear me sacan de ese estado somnoliento y depresivo en que amanezco, son el resguardo fundamental de mi rutina.

     Estoy semidespierto, tapado hasta la cabeza, frágil. Me aferro a esta situación como quien se esconde de los más temibles perseguidores, siento la cama como un refugio ante el mundo. Decido no salir de mi envoltorio, no someterme nunca más a la exposición, a la torpeza, al infortunio.

     Pero me dan ganas de mear. Doy vueltas en la cama, intento volver a dormirme, hasta que finalmente admito la necesidad de ir al baño. No puedo mearme encima, porque arruinaría mi refugio.

     Cuando abandono la posición horizontal y camino hasta el inodoro, las ideas empiezan a reacomodarse, como si fueran un líquido dentro de mi cabeza. Al momento de tirar la cadena, ya se me da por pensar que tengo ganas de lavarme la cara, de prepararme un café y hasta de ponerme los zapatos.




Publicado por Tercer Cajón - Franco Puricelli

Versos, historias y reflexiones. Te invito a visitar mi blog "Tercer Cajón".

9 comentarios sobre “Envoltorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: