Se deshizo en lágrimas


Publicado en la revista Encima de la Niebla


Primero la piel se le puso pálida y su rostro quedó bañado en la humedad que brotaba desde los párpados. Después comenzó a agrietarse por la deshidratación. En pocos días, quedó tan sólido y áspero como un pedazo de leña. Sus ojos parecían carozos de durazno secados al sol, pero aún podían verse hilitos de agua cayendo por las hendiduras.

     Comenzó a desgranarse de a poco. No dejaba de soltar pequeños fragmentos, como si fueran astillas que se iban amontonando alrededor y que el viento desparramaba impiadosamente.

     Perdió la piel y las extremidades, perdió cualquier atisbo de figura humana. Su cuerpo parecía una vieja roca volcánica. Pero seguía llorando.

     Finalmente, después de semanas y meses, ya no fue capaz de mantener reunidas todas sus partes. Se desmoronó. Miles de pedacitos de una materia dura y ennegrecida cayeron al suelo junto con la última gota salada.




Publicado por Tercer Cajón - Franco Puricelli

Versos, historias y reflexiones. Te invito a visitar mi blog "Tercer Cajón".

11 comentarios sobre “Se deshizo en lágrimas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: